CRUCERO MAR DE CORTÉS

“THE VERY BEST OF THE SEA OF CORTEZ”

El Mar de Cortés es uno de los destinos más interesantes del planeta. Después de que el gobierno mexicano haya promulgado zonas de exclusión y áreas marinas protegidas, éste hermoso mar ha vuelto a la vida: tiburones ballenas en la bahía de La Paz, leones marinos en Los Islotes, ballenas jorobadas en invierno, tiburones martillo en El Bajo, mantas en La Reina, abundantes bancos de peces y …. tiburones toro en Cabo Pulmo. Un crucero excepcional a bordo del lujoso Nautilus Gallant Lady.

Agosto - Nov.

10 días - 9 noches

Desde 1 pers.

Precio desde:

2.495 €

Ver vídeo acerca de este viaje

ITINERARIO. SALIDAS GARANTIZADAS DESDE 1 PERSONA

  • DÍA 1. Salida desde el aeropuerto internacional de Madrid o Barcelona con destino a San José del Cabo (vía Ciudad de México). Llegada al aeropuerto internacional de Ciudad de México. Enlace con vuelo a San José del Cabo. Noche a bordo.
  • DÍA 2. Llegada al aeropuerto de San José del Cabo (SJP). Asistencia y traslado al centro de buceo SeaCreatures en Cabo San Lucas. Posibilidad de hacer una check dive de cortesía en Land’s End. Regreso al centro de buceo a las 16:30 y embarque en el Nautilus Gallant Lady. Presentación de la tripulación y distribución de camarotes. Navegación hacia el Mar de Cortés.
  • DÍAS 3 a 7. Programa de inmersiones explorando lo mejor del sur del Mar de Cortés: pecio del Salvatierra, arrecife de Suwanee, leones marinos en Los Islotes, mantas gigantes en La Reina (isla Cerralvo), Las Ánimas, El Bajo, etc.
  • DÍA 8. Programa de inmersiones en el Parque Nacional de Cabo Pulmo, Patrimonio Mundial de la UNESCO.
  • DÍA 9. Desayuno y chek out. Traslado al aeropuerto de San José del Cabo para tomar vuelo con destino Madrid o Barcelona (escala en Ciudad de México). Llegada al aeropuerto de Ciudad de México. Enlace con vuelo destino Madrid o Barcelona Noche a bordo.
  • DÍA 10. Llegada al aeropuerto de Madrid o Barcelona. FIN DEL VIAJE.

CRUCERO POR EL MAR DE CORTÉS

A bordo del Nautilus Gallant Lady, Aspasia Dive propone un crucero diferente por el mar de Cortés debido a los muchos alicientes que presenta. Podemos decir que se trata de una auténtica aventura submarina en uno de los mares más espectaculares en donde podemos bucear.

Lo que también hace este viaje distinto a otros que se puedan realizar por el mar de la Baja California es que navegaremos desde el área de La Paz hasta Cabo Pulmo, buceando en lugares donde nadie puede acceder ni visitar, a no ser que sea en un vida a bordo como éste.

El mar de Cortés es un auténtico descubrimiento que merece la pena conocer ya que es uno de los rincones más salvajes e increíbles que se pueden ver bajo las aguas, un auténtico santuario de vida submarina que, sin duda, constituye un regalo para el buceador. Con unas cálidas aguas y una gran visibilidad, encierra una infinidad de sorpresas para todos aquéllos que se animen a sumergirse en sus fondos, donde todo es posible …. y no sólo porque se trata de la meca de los grandes pelágicos (escuelas de tiburones martillo, grandes bancos de carángidos, leones marinos, tiburón ballena, ejércitos de rayas doradas, cardúmenes de móbulas, mantas, peces vela, tortugas, barracudas, etc.) sino, además, por la nutrida variedad de habitantes arrecifales de tamaño medio y pequeño y por la asombrosa orografía de sus fondos marinos: “El acuario del mundo”, como lo definió Jacques Cousteau.

EL MAR DE CORTÉS O GOLFO DE CALIFORNIA

El Mar de Cortés (también llamado golfo de California o mar Bermejo) es el mar interior que se prolonga como una extensión de océano Pacífico a través de la península de Baja California por el oeste y los estados de Sonora y Sinaloa por el este. Posee una longitud de 1.126 km2 y su anchura varía entre los 48 y 241 km.

Goza de una inmensa concentración de organismos y de una extraordinaria diversidad biológica gracias a la abundante luz solar y a las aguas ricas en nutrientes. Estos factores, así como las cristalinas aguas, impulsaron al oceanógrafo Jacques-Yves Cousteau a llamar este mar “El acuario del mundo”.

La formación del golfo de California inició hace unos 130 millones de años, en plena era Mesozoica, debido a que una masa de tierra, que posteriormente sería la península de Baja California, empezó a separarse del continente a causa de una serie de movimientos tectónicos originados por lo que hoy conocemos como falla de San Andrés. Es, por tanto, un mar geológicamente joven. El mar de Cortés adquirió sus características actuales hace aproximadamente 4,5 millones de años. Desde entonces hasta ahora, la península se ha desplazado 650 km. y el movimiento aún continúa, calculándose que dentro de algunos millones de años se separará totalmente del continente, volviéndose una isla, con lo cual se hará realidad el mito de los navegantes del siglo XVII que equivocadamente pensaban que era una isla.

La búsqueda de un paso de comunicación entre el mar Caribe y el Pacífico fue lo que motivó a los españoles a navegar por esta agua y supuso el descubrimiento de la península de Baja California. Las primeras expediciones fueron organizadas por Hernán Cortés y, concretamente, el mar de Cortés fue descubierto por Núñez de Guzmán en 1533 y fue nombrado así en honor de Hernán Cortés por Francisco de Ulloa en 1539. Originalmente Ulloa creyó que el golfo conducía al mítico estrecho de Anián, el cual se pensaba que conectaba el océano Pacífico con el océano Atlántico pero en el último viaje de 1539 llegó hasta la desembocadura del río Colorado, situado al final del golfo, lo que aclaraba que las tierras de la península de California no eran una isla como había creído hasta entonces. Durante estos años se realizaron cuatro expediciones en las que se llegó hasta el archipiélago de Revillagigedo y se fundó la ciudad que actualmente se llama La Paz.

El 15 de julio de 2005 las islas del Golfo de California fueron declaradas Patrimonio Mundial de la Humanidad en su categoría de bienes naturales, bajo la denominación de Islas y áreas protegidas del Golfo de California. La zona alberga cerca del 40 % de las especies de mamíferos marinos que existen en el mundo (entre los que destacan los lobos marinos, distintas clases de delfines y ballenas), y un tercio del total de las especies de cetáceos, además de ser el único lugar en el mundo donde existen cascadas submarinas de arena. Otras especies migratorias con las que se puede bucear en el mar de Cortés son las tortugas marinas; 5 de las 7 especies de tortugas marinas se encuentran en este mar: la caguama o boba (Caretta caretta), la olivácea o golfita (Lepidochelys olivacea), la prieta (Chelonia agassizii), la laúd (Dermochelys coriacea) y la carey (Eretmochelys imbricada).

Dado que contiene más de 890 especies de peces de las que unas noventa son exclusivas y endémicas de la región, el golfo constituye un laboratorio natural para el estudio de la vida del mar y uno de los más interesantes ecosistemas marinos del mundo y también uno de los más productivos. Sin lugar a dudas, uno de los rincones más salvajes y espectaculares que se pueden ver bajo las aguas.

El sitio es uno de imponente belleza natural en un marco dramático formado por islas de terrenos accidentados con altos acantilados y playas arenosas, las cuales contrastan con la brillante reflexión del desierto y las aguas de color turquesa que las rodean. La diversidad de formas y colores complementan la riqueza de la vida marina y aviaria. La abundancia de la vida marina asociada con las espectaculares formas submarinas y transparencia de las aguas hacen de este sitio un paraíso para el buceo.

¿Cuál es la fuerza responsable de esta abundancia biológica? La respuesta está en que se trata de una zona geológicamente joven y activa. Al encontrarnos en las postrimerías de la famosa falla de San Andrés, es un territorio de vulcanismo activo sumergido con varios complejos de chimeneas oceánicas y grandes profundidades que llegan a 3.600 m. en las cotas más profundas. Todo ello, unido a su clima subtropical, a la orografía submarina y a los diferentes regímenes de corrientes, provocan grandes afloramientos de aguas frías (en especial la corriente fría de California) y mareas ricas en nutrientes capaces de alimentar inmensos bancos de peces así como a los grandes filtradores del océano y que son el germen de la explosión de vida marina que allí acontece. Las aguas penetran por la embocadura del golfo, cerca del Cabo San Lucas, y cubren durante cinco horas y media casi mil kilómetros del mar de Cortés; este movimiento masivo y rápido de agua oceánica produce una enorme cantidad de sustancias nutritivas dos veces al día. Se crean de este modo unas condiciones idóneas para que la vida marina se desarrolle en todo su esplendor. Es tan grande esta riqueza que algunas ballenas, como la azul o el rorcual, mantienen durante todo el año una población estable en la zona.

En términos generales, se puede decir que en todas las inmersiones tendremos ocasión de encontrar cardúmenes de peces que, tanto por su tamaño como por su densidad, resultan de una espectacularidad asombrosa. Todo ello con una nutrida variedad de habitantes arrecifales (moluscos, equinodermos, gorgonias, etc.), y, sobre todo, la posibilidad de grandes encuentros pelágicos: escuelas de tiburones martillo, grandes bancos de carángidos, leones marinos, tiburón ballena, ejércitos de rayas doradas, cardúmenes de móbulas, mantas, peces vela, tortugas, barracudas, etc.

Los fondos marinos del mar de Cortés están formados por valles, cañones submarinos y abismos de más de tres kilómetros de profundidad que acogen miles de especies. En cambio, las condiciones hidrográficas no son las perfectas para el desarrollo coralino aunque, por su posición latitudinal, le correspondería. Las oscilaciones térmicas y el flujo de sedimentos contribuyen a ello. Podemos decir que el entorno submarino nos recuerda a otros destinos cercanos como Galápagos, Isla del Coco o Revillagigedo. No obstante podemos observar pequeños arrecifes coralinos en los que la vida multicolor hace acto de presencia con sus clásicos pobladores de arrecife que, junto a la fauna típica del Pacífico tropical, crean una mezcla única.

Destaca especialmente la presencia de colonias de coral negro de pólipo amarillo (Antipathes galapagensis), que está emparentado con nuestro coral negro canario. Sin duda, la estrella coralina de estos arrecifes es el endemismo del pez ángel de Cortés (Pomacanthus zonipectus), verdadero símbolo de este mar, aunque debemos destacar también la vaquita marina (Phoconea sinus), una especie de cetáceo y una de las seis especies de marsopas, hoy en peligro de extinción. Subrayemos también el pez ángel de Clarión (Holacanthus clarionensis), el botete bonito (Canthigaster punctatissima), el cirujano chancho  (Prionurus laticlavius), el lábrido Halichoeres chierchiae o el pez halcón mero chino (Cirrhitus rivulatus) de increíbles colores. Y no olvidemos la presencia de varias especies de morenas, numerosos rascacios, bancos de salmonetes y cardúmenes de pargos. También sargentos mayores, alfonsitos (Apogon imberbis), los peces mariposa (Chaetodon sp. y Johnrandallia nigrirostris), los peces ángel, como el bello ángel real (Holocanthus passer) y multitud de vistosos nudibranquios.

ENCUENTRO CON EL GIGANTE (Rhincodon typus)

La gran cantidad de plancton que se produce en este mar y a la que hacíamos alusión, es la gran causante de su riqueza biológica. Con esta concentración es normal que se dejen ver los grandes animales y, en especial, uno tan esquivo y misterioso como es el tiburón ballena (Rhincodon typus). Estos gigantes deambulan habitualmente por todo el Mar de Cortés, pero es alrededor de la bahía de La Paz donde suelen ser más frecuentes los encuentros y donde fijan su residencia durante algún tiempo. La época propicia para su encuentro es de Agosto a Diciembre.

LAS ZONAS DE INMERSIÓN

Las mejores inmersiones se sitúan en la zona sur del mar de Cortés, entre las poblaciones de Loreto y La Paz, donde se centra el itinerario de nuestro crucero con el M/V Sea Escape. Esta es la parte más salvaje del mar al que vamos a acudir en la búsqueda de las emociones que producen los grandes encuentros con las escuelas de martillos, mantas, móbulas, ballenas, rayas doradas, leones marinos, meros gigantes y tiburones ballena, entre otros. Dado que la mayor parte de inmersiones se realizan alrededor de islotes o en pináculos submarinos que emergen desde las aguas profundas, se trata de un buceo recomendado para submarinistas con cierta experiencia. La mejor época para descubrir todo el esplendor submarino en esta área de la Baja California es de Junio a Octubre, cuando la temperatura del agua oscila entre 25 – 27º y existe un rango de visibilidad superior a 30 metros.

LAS ÁNIMAS

La zona de Las Ánimas está constituida por una pequeña isla habitada por una numerosa colonia de pelícanos y algunos islotes situados al noreste de la gran isla de San José. Varios pináculos surgen de las profundidades y, por su posición en mar abierto, hace que exista una abundancia de vida marina con posibilidad de tener grandes encuentros con tiburones martillo sobre los 35 m. de profundidad (prácticamente garantizados) mantas, móbulas, barracudas, atunes, pequeños grupos de ballenas piloto y marlines negros. También podemos contemplar aquí un tiburón típico de esta área que se conoce como dormilón cornudo o suño cornudo (Heterodontus francisci).

Las paredes de Las Ánimas, llenas de cuevas y que caen a más de 100 m. de profundidad, albergan gran cantidad de colorida vida marina tropical, bellas gorgonias, corales negros de intenso amarillo y especies características como el bocón perlado gigante y caballitos de mar. Es, en definitiva, un paraíso del buceo en los meses de verano que nos deparará fuertes emociones.

EL BAJO o SEAMOUNT

La zona de El Bajo es uno de los lugares míticos del buceo en todo el mundo. Se localiza a unas 8 millas al sureste de Los Islotes y, como su nombre indica, se trata de una pequeña cordillera submarina.

Es un pequeño grupo de tres montañas o pináculos cuya parte superior se sitúa a unos 20 m. y que surgen en medio de un fondo marino, en pleno mar abierto, teniendo las áreas circundantes una gran profundidad, lo que produce unos ricos afloramientos de nutrientes desde las profundidades. La estructura de la parte seca es longitudinal, en un alineamiento norte-sur que se desarrolla sobre unos 500 m. Posee dos cimas en los extremos y una especie de valle en su parte central. La profundidad en esta zona más elevada se sitúa en torno a los 16 m., mientras que el fondo de los alrededores llega a los 40 ó 50 m., para posteriormente desplomarse. El agua puede variar mucho de claridad y son frecuentes las termoclinas, que producen fuertes oscilaciones en la temperatura. Su fama se ha visto acrecentada por los numerosos documentales submarinos que aquí se han desarrollado por parte de cineastas americanos como Howard Hall o Marty Snyderman. Podemos afirmar que en El Bajo casi cualquier encuentro es posible, aunque las grandes estrellas son los tiburones martillo o cornudas que aquí se concentran, especialmente en el pináculo situado más al norte. En efecto, una nutrida población de tiburones martillo (Sphyrna lewini) se sitúa en esta zona: es el conocido como el famoso banco de martillos de Cortés que, en ocasiones, alcanza más del centenar. Según la época del año, los tiburones se encuentran a diferente profundidad y en distintos lugares de El Bajo. Sigue sin estar demasiado claro el porqué de estas numerosas concentraciones, pero lo cierto es que se trata de una visión imborrable para la retina de cualquier submarinista. Pero no solo existen martillos en El Bajo, ya que son numerosos los encuentros que aquí se pueden realizar: tiburones ballena, peces vela o marlins, grandes marrajos o mantas. Aquí podemos observar desde las grandes mantarrayas (Manta birostris), hasta diferentes especies de móbulas (Mobula sp.). Ambas se encuentran presentes todo el año, aunque son más frecuentes cuando el plancton es más abundante. Además, la vida bulle de manera brutal en esta área: bancos de peces de todo tipo, destacando la cantidad y el tamaño de los ejemplares, entre ellos nutridas formaciones de barracudas, cardúmenes de carángidos, malachos o tarpones, lisas, lutjánidos como las rabirrubias, grandes morenas verdes y una gran cantidad de rayas.

ISLA BALLENA

En el lado noroeste de la isla del Espíritu Santo encontramos esta interesante área de buceo. Se trata de un lugar apto para todos los niveles ya que lo más interesante se vislumbra entre los 10 y 30 m. de profundidad. La zona de inmersión se extiende a dos islotes vecinos que se conocen con los nombres de El Gallo y La Gallina. Constituye un claro ejemplo de los fondos típicos del Mar de Cortés, donde las grandes rocas cubiertas de corales duros y gorgonias se alternan con zonas de arena. En el laberinto que conforman los bloques de roca podemos descubrir toda una variedad de especies representativas del mar de Cortés. Entre ellas, tamboriles, meros halcones chinos, blénidos, salemas, ídolos moros, peces cardenal, loros jorobados, cardúmenes de peces mariposa barbero, salmonetes, cabrillas, catalufas, roncadores, peces lima garabateados, damiselas gigantes y lenguados que se abren paso entre las concentraciones de gorgonias naranjas y los amarillos corales negros. También ocasionalmente podemos tener encuentros con tiburones de arrecife de puntas blancas y leones marinos.

LOS ISLOTES

Uno de los grandes atractivos del mar de Cortés es la presencia de colonias de leones marinos californianos (Zalophus californianus) o lobos (como los denominan los lugareños) residentes en la zona de Los Islotes que se reúnen en esta zona para su procreación y crianza.

Los leones marinos pertenecen a la familia de los otáridos y se distinguen de las focas por tener orejas. Como su nombre indica se trata de varios peñascos situados en la parte norte de la isla de Espíritu Santo. Cuando nos acercamos, su silueta nos recuerda a la de un viejo castillo fantasmagórico en ruinas. Pero, más cerca, podemos observar cómo la piedra es casi blanca debido a las deyecciones de las numerosas aves marinas que lo habitan. La importancia ornitológica es un aspecto muy destacado de toda esta zona: fragatas, pelícanos, alcatraces, charranes y gaviotas se arremolinan sobre las almenas imaginarias de esta pétrea fortaleza, donde los graznidos de las aves dan una nota de territorio salvaje al lugar. Cerca ya de las rocas podemos observar varios lobos que se encuentran tumbados sobre las piedras tomando el sol de manera plácida. Es normal que cuando se acerque nuestra embarcación, se lancen al mar y se aproximen curiosos. Por lo demás, la inmersión es muy sencilla y se desarrolla a poca profundidad pero representa una experiencia verdaderamente interesante, divertida y enriquecedora para el buceador. Los ejemplares jóvenes que, en el mes de septiembre es cuando empiezan a echarse al mar, son muy juguetones y la mejor forma de contemplar sus evoluciones es quedarse quieto en el fondo. De este modo, son los lobos los que acuden a nuestro encuentro. Su comportamiento es mucho más interactivo que el de cualquier pez. Denotan una curiosidad y una tendencia al juego innata, dentro de los mamíferos, rasgos que afloran especialmente en los ejemplares más jóvenes. Los machos destacan por su gran envergadura (son más pesados, grandes y robustos, llegando algunos ejemplares a 300 kgs. de peso y unos 3 m. de longitud) y por su cabeza prominente y suelen marcar los límites territoriales lanzando gruñidos. En época de celo se vuelven más agresivos. Las hembras son mucho más estilizadas y sociables con el buceador. Sin duda, Los Islotes es el mejor lugar del mundo para bucear con leones marinos.

EL BAJITO

Desprotegido de los vientos, El Bajito es un gran punto de inmersión, si el tiempo lo permite. Las grietas y hendiduras lo convierten en un refugio ideal para todo tipo de peces tropicales que se dan cita en este arrecife. Se trata de una inmersión en la que los buceadores pueden admirar una gran cantidad de coral naranja que cubre gran parte del arrecife rocoso, que está situado a poco más de siete metros de la superficie. El final de esta plataforma cae repentinamente hasta los 30 metros aproximadamente. Hay muchísimas gorgonias y peces de tamaño medio como cirujanos, peces ángel, cabrillas, etc. Cerca de la parte más profunda suelen encontrarse grandes meros.

PECIO FANG MING

El Fang Ming fue un carguero chino confiscado por la Marina mexicana cuando transportaba un cargamento clandestino de inmigrantes. Fue hundido en 1999 con el propósito de que se convirtiera en un arrecife artificial que diera refugio y sustento a la fauna y flora del Mar de Cortés. Y así se convirtió en el primero en el Pacífico mexicano. El lugar está protegido de los vientos y las corrientes. Se localiza cerca de la isla de Espíritu Santo, en Punta Catedral. El barco descansa de pie, sobre un fondo arenoso a 25 metros de profundidad. La vida entre sus restos es abundante. Se pueden visitar las cámaras interiores, ya que antes del hundimiento fueron abiertos numerosos boquetes en el casco para que sirviera de salida a los buceadores en caso de emergencia.

PECIO SALVATIERRA

Es una de las joyas de Baja y quizás el pecio más conocido y visitado por los operadores de buceo. Se trata de un transbordador de pasajeros de unos 100 metros de eslora. Se hundió en 1975 al chocar contra las rocas del canal de San Lorenzo. El pecio, que está semihundido en la arena, se ha convertido en un verdadero jardín submarino, cubierto de coral negro y de gorgonias. Reúne entre sus hierros una gran variedad y cantidad de fauna marina. Las chopas y los ojotones se cuentan por miles y los peces loro y los meros son residentes habituales de toda el área. En el fondo arenoso también es posible encontrar torpedos y pequeñas rayas.

ISLA CERRALVO. LA REINA Y LA REINITA

Esta es la isla más meridional del Mar de Cortés. En su cara sur se encuentra la zona más recomendable para la práctica del buceo, ya que sus aguas son tranquilas y sin corrientes. El fondo es plano, con profundidades que no superan los 18 metros, salpicados de rocas entre pasillos de arena. Abunda la fauna subtropical: peces loro, peces mariposa barbero, peces ángel, damiselas y peces cofre. Numerosas gorgonias dan protección a pequeños crustáceos y otros interesantes nudibranquios. Las inmersiones más conocidas de esta zona son La Reina y Roca Carpintero, también conocida como La Reinita y donde es fácil tener un encuentro con mantas gigantes, ya que se trata de una estación de limpieza donde estos animales acuden a desparasitarse.

SUWANEE ROCK

Es una inmersión apta para todo tipo de niveles, ya que es muy poco profunda. Se realiza entre tres y diez metros de profundidad sobre un pequeño arrecife de coral que alberga una gran cantidad de peces tropicales. La gran visibilidad y luminosidad de estas aguas la convierten en una inmersión muy reclamada por los fotógrafos submarinos.

CABO PULMO, EL ÚNICO ARRECIFE CORALINO DEL MAR DE CORTÉS

Cabo Pulmo es una pequeña aldea, antigua villa de pescadores, que constituye el centro del Parque Nacional Cabo Pulmo, un Área Natural Protegida de 7.111 ha. ubicada justo en el Trópico de Cáncer, gracias a la cual se ha establecido un ecosistema de primerísima calidad y una de las zonas más importantes del Mar de Cortés, en el Golfo de California. Esta relevancia radica en la gran cantidad de especies que habitan en esta zona y en poseer el único arrecife coralino vivo de toda la península de Baja California y el Mar de Cortés que es, además, el más septentrional del continente americano y uno de los tres arrecifes que quedan en Norteamérica. El hecho de pertenecer esta maravilla ecológica al Sistema Nacional de Áreas Protegidas desde 1995 y ser Parque Nacional desde el año 2000, ha provocado que no exista un gran desarrollo turístico, que apenas esté habitada y que cuente solo con los servicios básicos. En las aguas de este arrecife excepcional que se extiende sobre tres bahías (Las Barracas, Cabo Pulmo y Los Frailes) habita una gran diversidad de flora y fauna compuesta por 226 especies de arrecife y una significativa variedad de corales y moluscos. Destacan también especies en peligro de extinción que aquí encuentran protección, como cinco especies de tortuga marina. Según la época es, asimismo, la zona de avistamiento de grandes especies marinas: tiburones ballena, mantas raya voladoras, leones marinos y enormes cardúmenes de pelágicos. No en vano, Jacques Cousteau llamó al Mar de Cortés “el acuario del mundo”.

En Cabo Pulmo los antiguos pescadores en los últimos años cambiaron su oficio para dedicarse a ofrecer servicios de buceo (en la actualidad, está prohibida la pesca) motivados por proteger sus recursos marinos que ahora forman parte del Parque Nacional Cabo Pulmo. Gracias a la protección de la zona, las poblaciones de especies y de vida marina en general se han regenerado hasta en un 400% desde la declaración de protección del área. Eso hace que las inmersiones sean inigualables y de una calidad extraordinaria.

El arrecife de Cabo Pulmo es de belleza inigualable e importancia extrema al encontrarse en muy buen estado de conservación. El 6 de junio de 1995 fue decretada Área Protegida y se trata del único arrecife coralino del mar de Cortés y de todo el Pacífico oriental desde Alaska hasta la Tierra del Fuego. Además, es el arrecife más septentrional del continente americano y uno de los tres que quedan en Norteamérica. Los arrecifes coralinos son asombrosos sistemas biológicos: se trata de millones de esqueletos calcáreos que se alimentan por medio de pólipos con los que atrapan pequeñas plantas y animales. Su distribución está limitada a una estrecha franja circumtropical, en donde las condiciones de temperatura, luz, salinidad y sedimentación determinan el desarrollo coralino. Su elevada productividad es resultado del flujo constante de corrientes de agua, eficiente reciclamiento biológico, y alta retención de nutrientes. Éste debe su existencia a la geografía natural de la bahía que lo alberga y que mantiene las aguas en una temperatura constante de 22-23ºC, un ambiente esencial para el crecimiento del coral. Está constituido por cuatro barreras de coral dispuestas en sentido paralelo. Tiene una profundidad de entre 8 y 20 m., con una longitud aproximada de cuatro km., y un espesor medio de 45 m.

La edad del arrecife se ha estimado en 25.000 años.

La diversidad y abundancia de especies marinas se debe principalmente a que Cabo Pulmo se encuentra en una zona de transición donde convergen las aguas templadas con las frías.

El lugar alberga 226 especies de peces, 11 especies de coral duro y un número incalculable de invertebrados y algas, además de la visita frecuente de grandes mamíferos como ballenas, delfines, lobos marinos y tiburones ballena. Se trata de aproximadamente del 70% de las especies marinas de todo el Mar de Cortés.

El escritor John Steinbeck hace mención del arrecife como “La Joya del Cabo Este” en su libro The Log from the Sea of Cortez (1951), escrito durante el viaje que realizó en barca en 1940 con su amigo biólogo Ed Ricketts para reunir especies biológicas. Posteriormente, Jacques Cousteau lo consideró como “El acuario del mundo”.

En cuanto a las especies de coral, el arrecife está dominado por especies ramificadas del género Pocillopora, especie de coral de aguas someras que se encuentra en este entorno de muchas formas y colores: abanicos de color rojizo, en forma de coliflor de color blanco y verde, formaciones con coloraciones rosa y esmeralda (éstas, a mayor profundidad), en forma de cuerno de alce y látigo. En cuanto a la fauna, de las especies clasificadas, sobresalen los inmensos cardúmenes de jureles plateados, los peces globo, los meros dorados y las mantas móbulas, que se pueden ver en cardúmenes enormes saltando fuera del agua. Además, se pueden tener encuentros espectaculares con lobos marinos, delfines, ballenas y diferentes especies de tiburones como el tigre, toro, martillo, de puntas blancas y tiburones ballena. Destaquemos también la presencia de cinco especies de tortugas marinas en peligro de extinción: Caretta caretta, Chelonia agassizi, Dermochelys coriaceae, Eretmochelys imbricata y Lepidochelys olivacea.

Uno de los mayores encantos de Cabo Pulmo son las migraciones que visitan el arrecife cada año. Las mantas móbulas voladoras (Mobula thurstoni) visitan esta zona en invierno, durante los meses más fríos del año, ofreciendo un espectáculo increíble cuando se congregan en inmensos grupos y empiezan a saltar fuera del agua, una tras otra. Nadie sabe exactamente por qué estas mantas “vuelan” o saltan fuera del agua: unos creen que es para quitarse los parásitos, pero sea cual fuere el motivo, las convierte en un espectáculo fascinante; después de esta reunión masiva tampoco se sabe a dónde van a parar y será hasta el próximo año cuando se reúnan de nuevo por estas aguas.

También en invierno (de noviembre a marzo) acuden a Cabo Pulmo las ballenas y las podemos avistar en sus intervalos de superficie lo que constituye una experiencia inolvidable, especialmente las ballenas jorobadas (Megaptera novaeangliae) en su ruta migratoria. De julio a noviembre se produce el paso del tiburón ballena (Rhincodon typus).

Durante el verano y el otoño el agua está más templada y la visibilidad es excelente, alcanzando los 30 m. Debido a que la profundidad de las inmersiones no suele alcanzar los 18 m., se trata de un arrecife accesible para todos los niveles de buceadores.

LAS INMERSIONES

EL BAJO

El Bajo o El Bajo de los Meros es un arrecife realmente especial. Situado al norte del arrecife de Cabo Pulmo, tiene unos 500 m. de largo, 30 m. de ancho y una profundidad media de 16 m. El lugar es bellísimo e impresionante y consiste en una estrecha franja de rocas, cortada por canales arenosos. En El Bajo se dan siete tipos distintos de coral y encontramos la mayor concentración de peces de la zona: grandes escuelas de cabrillas, pargones, burritos bandera, pargos amarillos, peces piedra, peces globo e incluso los botetes se encuentran en grupo. Nos sorprenderemos también con grandes morenas verdes que viven entre las rocas, con coloridas estrellas de mar y con numerosas gorgonias. Asimismo, se pueden avistar un buen número de tortugas verdes, laúd y carey. Desde mayo a septiembre existe la posibilidad de toparnos con el pez más grande de los océanos: el fabuloso tiburón ballena. En invierno, rayas de distintas especies se reproducen en las zonas arenosas a ambos lados del arrecife. Casi a diario también nos rodean los cardúmenes de jureles tratando de evitar las fauces de los lobos marinos. Las escuelas de gavilanes dorados ofrecen un espectáculo único. También es normal avistar ballenas jorobadas desde diciembre hasta mediados de marzo así como miles de rayas móbulas saltando por doquier y haciendo que el mar “hierva” con su actividad.

LOS MORROS

Los Morros es una parte del arrecife que se encuentra justo al norte del lugar de El Bajo. Como éste, tiene aproximadamente la misma profundidad, aunque el agua suele estar un poco más fría debido a su proximidad al cañón. Esta inmersión consiste en diferentes grupos de rocas separadas por zonas arenosas. Encontramos una gran concentración de peces que en parte provienen de El Bajo, pero también muchas sorpresas: enormes rayas y garropas, escuelas de jureles y macarelas (Scomber scombrus). En invierno es normal que haya bastante corriente con lo que pueden realizar el buceo en drift dive los submarinistas más experimentados. En ocasiones, la misma corriente nos permite “volar” desde Los Morros hasta El Bajo y hacer los dos puntos en una sola inmersión.

EL CANTIL

El Cantil es el arrecife más largo de Cabo Pulmo. Empieza en la playa y se extiende a lo largo de 2,5 km. en dirección noroeste, caracterizándose por sus cañones y formaciones rocosas. Tiene una profundidad de 12 a 16 m., por lo que es ideal para todos los niveles de buceo. Encontramos distintos tipos de coral duro y gorgonias, así como numerosas morenas, peces roca y distintos tipos de invertebrados. Por su proximidad con aguas abiertas, podemos ver especies pelágicas como doradas, grandes atunes, wahoos (Acanthocybium solandri) y tiburones.

PECIO “EL VENCEDOR”

Entre El Bajo y El Cantil y sobre un fondo arenoso a 16 m. de profundidad, nos encontramos con este pecio conocido como El Vencedor y apto para todos los niveles de buceo. Se trata de un atunero de 30 m. de eslora que colisionó con el arrecife en 1981 y se hundió lentamente. Poco queda de él hoy en día pero ahora es un excelente arrecife que alberga una gran cantidad y variedad de vida marina: escuelas de peces globo, pargos amarillos, morenas, tortugas, cardúmenes de burritos, peces trompeta, etc. En otoño la inmersión es espectacular cuando llegan enormes “nubes” de sardinas que proporcionan un espectáculo increíble.

LA ESPERANZA

Al sur de Cabo Pulmo, La Esperanza es una inmersión para los más experimentados y un lugar lleno de sorpresas. La actividad aquí es incesante y parece que todos los peces están siempre persiguiéndose o siendo perseguidos. Es algo más profundo que los otros arrecifes (unos 20 m.) y, a pesar de que hay algo menos de coral, se puede avistar cualquier especie: jureles dorados, atunes, los enormes peces fuertes, tiburones de distintos tipos (incluso tiburones toro y tigres), etc.

EL CIEMPIÉS

Consiste en un arrecife de unos 800 m. de longitud y 25 m. de ancho y, como su nombre indica, presenta una profundidad de 100 pies, es decir, unos 30 m. No abunda el coral ni encontramos tanta vida como en los puntos de inmersión anteriores pero, con un poco de suerte, podemos encontrarnos con atunes, garropas, grandes pargones (pargo perro) y tiburones gata (Ginglymostoma cirratum). Inmersión solo para buceadores con experiencia.

EL ISLOTE

Situado al sur de la bahía de Cabo Pulmo, El Islote es un buceo de gran variedad y uno de los pocos en los que podemos descender con una pared de referencia hasta una profundidad de 18 m. Apto para todos los niveles, se bucea en espiral alrededor del islote y, a cada vuelta que damos, vemos algo diferente. Impresiona en las paredes la enorme cantidad de abanicos de mar de intensos colores rojos, violetas y anaranjados, así como gorgonias blancas, entre las que se desplazan peces ángel, mariposa, ídolos moros, e inmensos cardúmenes de pámpanos, pargos y burritos.

LAS CASITAS

Las Casitas es una inmersión especial por albergar las únicas cuevas que podemos hallar en el parque. El lugar es como un acuario. En su interior encontramos corales de gran belleza así como una gran cantidad de peces. Es también habitual encontrar alguna tortuga que ha hecho de una cueva su residencia habitual. En la arena se pueden ver montones de rayas y anguilas de jardín. Con una profundidad máxima de 16 m., es un buceo apto para todo tipo de buceadores aunque, como es normal, los poco experimentados no deberían penetrar en las cuevas. Es posible realizar esta inmersión como continuación a Los Chopitos (también conocida como La Sirenita), una bahía resguardada, llena de vida, e ideal para hacer snorkel o una check dive.

BRAZOS DEL ARRECIFE

Situados en medio de la bahía de Cabo Pulmo, maravillan por la abundancia de la fauna. Las paredes están cubiertas de abanicos de distintos tipos de colores. Las escuelas de peces tropicales van y vienen por el arrecife: peces mariposa, ídolos moros amarillos, ángeles de Cortés púrpuras y anaranjados y ángeles de Clarión. Entre las rocas emergen los pericos de color verde, peces erizo, peces globo y, en el fondo arenoso, son comunes las rayas y las anguilas jardineras.

LA LOBERA

En la inmersión de La Lobera podemos encontrar lobos marinos; es una verdadera maravilla poder observar de cerca a estos hermosos mamíferos marinos siendo los pequeños los más atrevidos y juguetones, siempre bajo la atenta vigilancia de sus madres. En primavera, la época de apareamiento, es cuando se encuentran más activos y, normalmente, desalojan la colonia en verano, época con más riesgo de tormentas. Los lobos marinos se encuentran normalmente en los primeros 4 ó 5 m. de profundidad. Siguiendo la pared, podemos llegar hasta El Rincón de los Frailes donde encontraremos barracudas y escuelas de enormes machetes o malachos.

EL RINCÓN DE LOS FRAILES

Aquí es habitual bucear en invierno cuando no tenemos los fuertes vientos del norte, de los cuales está perfectamente resguardada la bahía. En El Rincón alcanzamos los 18 m. de profundidad y es muy frecuente encontrarnos con tiburones de puntas blancas, tortugas carey, barracudas y machetes.

EL BLEDITO

Más al sur encontramos El Bledito, un arrecife de gran belleza, de unos 12 m. de profundidad, situado al lado de un cañón que alcanza los 300 m. Es normal tener encuentros con tiburones de puntas blancas e, incluso, con tiburones martillo.

CARACTERÍSTICAS DEL BUCEO

La temperatura del agua suele ser cálida durante todo el año con un rango entre 25 y 29 grados. Para bucear podemos emplear un traje largo de 3 ó 5 mm., según nuestra sensibilidad al frío. Las inmersiones se realizan con botellas de 12 litros de aluminio (aire o Nitrox) con conexiones DIN o INT, aunque también se puede solicitar botella de 15 litros. Hay inmersiones aptas para cualquier nivel de buceo y otras para las que se requiere cierta experiencia, sobre todo para las zonas más expuestas a mar abierto, sujetas a corrientes.

Superior suite
2.495 €
Superior suite. 2.495 €

Premium suite. 2.995 €

Condiciones de pago

El 40 % en el momento de hacer la reserva. El resto, hasta 20 días antes de la salida.

Los pagos pueden efectuarse on line, mediante pago seguro, directamente en nuestra agencia o por transferencia.

Incluye

  • 8 días / 7 noches de crucero a bordo del Nautilus Gallant Lady.
  • Régimen de pensión completa, incluyendo bebidas, café, té y agua.
  • Promedio de 4 inmersiones diarias.
  • Guía de buceo en lengua española.
  • Botellas, plomos, guía, toalla.
  • Impuestos de México.
  • Seguro de asistencia de viaje.
  • Seguro de buceo incluyendo cámara hiperbárica.

No Incluye

  • Billetes de avión Madrid o Barcelona –  La Paz en clase especial turista (ida y vuelta).
  • Tasas aéreas.
  • Traslados de aeropuerto de San José del Cabo a barco de crucero (25 $ por trayecto).
  • Tasas de Parques y puerto (75 $).
  • Bebidas alcohólicas.
  • Nitrox.
  • Botella de 15 litros.
  • Gastos personales.
  • Propinas.

Nautilus Gallant Lady

OBSERVACIONES A TENER EN CUENTA

**En todos nuestros precios indicamos el coste de las tasas y carburantes que, en el momento de hacer las tarifas, nos comunican las compañas aéreas.

**El itinerario está sujeto a alteraciones dependiendo de los cambios que puedan realizar las aerolíneas en sus horarios y días de alteración de vuelos.

REQUISITOS PARA VIAJAR Y BUCEAR EN EL MAR DE CORTÉS

No se exige ningún tipo de vacuna obligatoria para viajar a la Baja California Sur.

Los ciudadanos españoles necesitan obtener visado para viajar a México.

Se requiere pasaporte en vigor, con una validez mínima de 6 meses.

Carnet o titulación de cualquier organización reconocida internacionalmente (PADI, ACUC, SSI, FEDAS/CMAS, NAUI)

Carnet o titulación de especialidades (sobre todo, Nitrox).

Es recomendable llevar el Logbook o cuaderno de buceo en el que figuren al número de inmersiones realizadas y la fecha de última inmersión.

De Agosto a Noviembre

Solicita información| Te ayudaremos a responder cualquier duda que tengas acerca de tu viaje

Rutas relacionadas